fbpx

CAMBIO ALCANZABLE

Usando nuestro derecho civil a la protesta popular, los venezolanos nos hemos caracterizado por nuestra fuerza, esperanza, e incesante movilización. Hemos visto cómo este Gobierno, contrario a lo que muchos piensan, no es omnipotente y en cambio, susceptible a las reacciones sociales del país. Vimos cómo el poder de protesta del pueblo en las calles logró acción doméstica e internacional, y el reconocimiento de que en Venezuela hay dictadura.

 

El Gobierno, a pesar de sus amenazantes declaraciones y acciones, sabe que aún, con todo su abuso de poder, no puede contra un pueblo organizado y dispuesto a reclamar por un cambio. El descontento popular y su profundo deseo de querer un futuro mejor son las fuerzas que, organizadas, nos permitirán avanzar hacia la Venezuela que todos queremos.

 

Hemos visto en la historia de la humanidad y en la nuestra propia, que los cambios son posibles gracias al deseo y la voluntad de los pueblos.

A continuación mostramos algunos ejemplos.

EJEMPLOS DE PROTESTAS EN OTROS PAÍSES QUE HAN CONDUCIDO AL CAMBIO

EJEMPLOS DE PROTESTAS EN OTROS PAÍSES QUE HAN CONDUCIDO AL CAMBIO

En Corea del Sur, debido al descubrimiento de una situación de corrupción indignante, logró que más de 1.500 agrupaciones sociales y civiles, en conjunto con los partidos políticos, organizara lo que es, hasta el día de hoy, la manifestación más grande de su historia democrática, llegando a propiciar un desequilibrio en el Gobierno y próximo a alcanzar sus objetivos finales.

Islandia, también debido a la revelación de casos de corrupción, tras una serie de manifestaciones históricas, lograron la renuncia del Primer Ministro islandés.

Argentina, con un panorama político, económico y social similar al nuestro; ante el hastío de una sociedad respecto a sus líderes y la toma de decisiones arbitrarias que menoscabaron su calidad de vida; logró un cambio de gobierno, a través de una combinación de protestas organizadas, promovidas por grupos sindicales, y mediante el surgimiento de manifestaciones espontáneas.

Ucrania, en dos oportunidades, tras manifestaciones en su mayoría pacíficas, lograron los objetivos que perseguían: la celebración de elecciones nuevas ante la evidencia de un fraude electoral y, el retiro de un Gobierno que, tras intentar aplicar medidas que aplacaran los sentimientos, no tuvo mejor opción que huir del país

En nuestra historia también hemos sido testigos y protagonistas de esta realidad popular.

No solo en las generaciones del 28 o 58, sino incluso más recientemente con manifestaciones organizadas como las del Movimiento Estudiantil o las diversas protestas que se han suscitado, las cuales han logrado generar una cierta presión en el Gobierno, forzándolo a retirar o cambiar medidas o incluso, hasta reconocer resultados electorales adversos para él.

Al nivel internacional, nuestras protestas han cautivado la atención del mundo y han proporcionado un fuerte rechazo del régimen. 

En todos estos casos, ha sido la voluntad del pueblo de querer un cambio y de ser escuchado, el que llevó a que se generaran los cambios que reclamaban. Un pueblo molesto y decepcionado, pero organizado y lleno de voluntad, tiene la fuerza que generará el cambio que se desea.

En nuestra historia también hemos sido testigos y protagonistas de esta realidad popular.

No solo en las generaciones del 28 o 58, sino incluso más recientemente con manifestaciones organizadas como las del Movimiento Estudiantil o las diversas protestas que se han suscitado, las cuales han logrado generar una cierta presión en el Gobierno, forzándolo a retirar o cambiar medidas o incluso, hasta reconocer resultados electorales adversos para él.

Al nivel internacional, nuestras protestas han cautivado la atención del mundo y han proporcionado un fuerte rechazo del régimen. 

En todos estos casos, ha sido la voluntad del pueblo de querer un cambio y de ser escuchado, el que llevó a que se generaran los cambios que reclamaban. Un pueblo molesto y decepcionado, pero organizado y lleno de voluntad, tiene la fuerza que generará el cambio que se desea.