20 trabajadores de la salud renunciaron a sus cargos debido a constantes atropellos y falta de insumos