En Cumaná, donde se han disparado los contagios por COVID-19, no hay gas