Tres días sin combustible llevó a que se desatara una nueva protesta