Los hospitales del país se desmoronan poco a poco