Habitantes exigen venta de comida, gas y denuncian botes de aguas negras