Enfermeras y madres de pacientes rechazan la medida del régimen