Las condiciones laborales son infrahumanas