A pesar de las constantes amenazas de despido